Repudia Vialidad violencia contra conductor de autobús.

**Comunicado**

Miguel Loaiza Pérez, titular de la Dirección de Vialidad y Transportes del Gobierno del Estado de Sinaloa, repudió el acto de violencia protagonizado el día de ayer por un grupo de sujetos en contra de un conductor de autobús urbano en la ciudad de Culiacán, y expresó su solidaridad con cientos de trabajadores del volante que con esfuerzo y riesgos hacen posible la prestación del servicio público de transporte urbano y de otras modalidades en nuestras comunidades.

Paradójicamente, el hecho ocurrió cuando decenas de conductores de Culiacán y de otras ciudades de Sinaloa desarrollan por iniciativa propia una campaña abierta en la que ofrecen su disposición a auxiliar a mujeres y transportarlas hasta sus domicilios particulares cuando sean hostigadas o amenazadas, en una demostración de solidaridad que reafirma la calidad humana de estos trabajadores.

Loaiza invitó a la sociedad y a los conductores de vehículos de todo tipo a ser pacientes y a comprender que las dificultades en el tránsito citadino se han acentuado debido al incremento brutal del parque vehicular en Culiacán, particularmente, ciudad en la que durante la última década se disparó de 375 mil a más de 510 mil el número de unidades motrices. Ante ello, dijo, nos corresponde a todos respetar las reglas de tránsito, los límites de velocidad y el derecho de todos al uso de la vía pública (la calle).

El incidente confirma que los conductores de autobuses enfrentan riesgos de ataques que ponen en riesgo su integridad y sus vidas, no obstante que cumplen una función de beneficio colectivo, lo que debe obligar a los cuerpos de seguridad pública a diseñar estrategias que garanticen su integridad al cumplir sus obligaciones laborales.

Todos tenemos derecho al uso de la vía pública, dijo. No obstante, los organismos internacionales como ONU y las leyes generales y locales promueven ahora principios de movilidad que debemos cumplir. Entre otros, destacó la Pirámide de la Movilidad Sostenible, que establece un modelo de traslado que privilegia la calidad de vida urbana. La Pirámide es una referencia gráfica sobre la preferencia vial que tienen todos los medios de transporte en las ciudades, privilegia el bienestar colectivo y la creación de espacios públicos que favorezcan la convivencia ciudadana.

De acuerdo a la Pirámide de Movilidad, terminó, para el uso del espacio público deben tener preferencia, en ese orden de importancia, los peatones y discapacitados; las bicicletas, los operadores y usuarios del transporte de pasajeros (transporte urbano) y de cargas livianas, y al final de esta escala los vehículos particulares (autos y motos).

Te puede interesar