Masacre estudiantil de 1971 solo quedó en condena moral: Loza Ochoa


Culiacán, Sinaloa.- Este 10 de junio se cumplen 50 años del “Halconazo”, la matanza estudiantil de 1971 que dejó cientos de muertos en México, tras salir a las calles a manifestar su inconformidad con el gobierno y a favor de la educación pública. Ya que tres años atrás, es decir, el dos de octubre, hubo una masacre estudiantil, la más cruel en la historia de México.

Con un mitin realizado en el kiosko de Catedral, el activista y defensor de los derechos humanos Óscar Loza Ochoa señaló que es importante hacer visible este tipo de acontecimientos que solo quedaron en una condena moral.


“Habrá que señalar que las tres cabezas más visibles de la represión del 10 de junio nunca fueron sancionadas. Estoy hablando del presidente de la República, Echeverría Álvarez; del general Flores Curiel, jefe de la policía en el Distrito Federal; y don Alfonso Martinez Domínguez, que era el regente”, expuso.

Mencionó que desde entonces se conoció a lo ocurrido como el “halconazo” o la “masacre del jueves de Corpus”, un hecho que incluso una fiscalía especial calificó décadas después como “genocidio”, pero por el que nadie fue condenado.

Sergio Villalobos Navarrete, estudiante sobreviviente del “Halconazo”, relató que tras la masacre del dos de octubre decidieron organizar un comité de lucha para exigir sus derechos y alzar la voz en contra del gobierno mexicano.


“Y nosotros, pues también sabíamos que iba a haber represión y se lo hicimos saber a todos los compañeros de que después de haber sufrido la represión del dos de octubre, entonces se les avisó que fueran preparados para echar trancazos, pero de preferencia que se llevaran con lo que pudieran responder”, expresó.

Asimismo mencionó que por fortuna vivió para contarlo, pues le tocó estar presente en los dos movimientos estudiantiles, sin embargo, relata que le tocó ver a muchos compañeros morir, quienes solo querían hacer valer sus derechos.

Te puede interesar