Estamos entrando a la barbarie, consideran comerciantes sobre homicidios.

El homicidio de madre e hijo en Valle Alto, así como de menores de edad en Mazatlán y Navolato son señales de que Sinaloa está entrando a la barbarie y existe una grave descomposición social, alertó Óscar Sánchez Beltrán.

El Presidente de la Unión de Locatarios del Centro de Culiacán ULCC dijo que estos hechos están cimbrando al estado y todo el país.

“Es evidente que existe una descomposición social y la criminalidad está escalando, al grado de la barbarie”, expresó.

El líder de los comerciantes señaló que existe una deshumanización y muy poco respeto hacia la vida, sobre todo últimamente en contra de los menores de edad y mujeres.

Estos casos son más preocupantes, añadió, debido a que las motivaciones están basadas en el odio y la discriminación.

Ante eso, Sánchez Beltrán hizo un llamado urgente a las autoridades competentes a esclarecer cabalmente los recientes homicidios y reforzar campañas de valores humanos.

Te puede interesar