1ra Cadena 88.7 FM

Desde hace un año estaba dañada la alcantarilla donde cayó Alejandra

Autor: Radio Fórmula RF Culiacan

|

Fecha: 6 septiembre, 2019

Manuel Aceves

Culiacán, Sin.- La alcantarilla donde cayó Alejandra durante las lluvias del jueves pasado estaba dañada desde el año pasado, denunciaron vecinos de la colonia Jorge Almada, quienes desde entonces han venido atestiguando accidentes similares en el punto.

Uno de los colonos narró que, en medio de un chubasco intenso en 2018, un árbol fue arrastrado por el arroyo hasta incrustarse en la alcantarilla, por lo cual personal del municipio tuvo que retirar la rejilla y remover el árbol, sin embargo al marcharse dejaron el hueco y no volvieron a repararlo.

Desde entonces estuvo ahí, ante la vista de peatones y autoridades sin que nadie lo considerara un peligro hasta hoy.

“Ya tiene tiempo que perforaron ahí, porque llegó un brazo de guamúchil, se atoró ahí, vinieron, rompieron y lo sacaron. pero dejaron igual, dejaron el hueco”

–¿Cuánto tiempo tiene?

“Ya hace un año, fue el año pasado, quedó abierto, yo les dije: vienen y dejan abierto”.

–¿Le tocó salvar a una señora?

“Sí, venía en una… no recuerdo si era una BMW o X5, nomás en cuanto pude sacarla, la mujer quería abrir el parabrisas con un paraguas, pero ¡cuándo! si con un marro se batalla.

Con respecto al asentamiento al que se refirió la autoridad municipal, se trata del Barrio Callejas, fundado en los años sesenta, que, en efecto, fue un asentamiento irregular, “remanente” de la colonia conocida como “La Redonda” la cual se extendía hacía el área donde hoy se encuentra el Palacio de Gobierno y cuyos colonos fueron reubicados en su mayoría a nuevos asentamientos que posteriormente serían la colonia Ruiz Cortines y la Ferrocarrilera.

En el Barrio Callejas se quedaron las minorías que se resistieron al cambio impulsado por el entonces gobernador, Alfonso G. Calderón, pero también permanecieron ahí quienes no tuvieron otra alternativa y se les negó la oportunidad de irse a vivir a otros sectores de la ciudad.

Este punto de la ciudad, al que también llamaban barrio bravo, fue muy conocido en los años ochenta por los bailes en el salón de fiestas “Los Candiles”, pero además por el enorme arroyo que ponía a temblar a todo mundo y al cual apodaban “El Arroyo de los Perros” ya que en la afluentede éste se podían ver algunos animales arrastrados hacía en interior de la zona.