1ra Cadena 88.7 FM

Sin justicia y en el olvido familiares de desaparecidos

Autor: Radio Fórmula RF Culiacan

|

Fecha: 14 Junio, 2017

Rodrigo Bonilla

Culiacán, Sin. A casi tres años de la desaparición de Rosa Esthela Anzures Jacobo, su caso ha quedado en el olvido por parte de las autoridades y su familia ha tenido que buscar la manera de sobrellevar su ausencia.
Su esposo, Héctor Iván Soto, ha decidido romper el silencio, pero esta vez no para exigir justicia, como lo hizo de manera incansable cuando ocurrió la desaparición de su esposa.
Rosita, como le llaman de cariño familiares y allegados, desapareció la mañana del 30 de julio de 2014 cuando realizaba unas vueltas de trabajo.
Se dijo que policías le marcaron el alto al circular en un vehículo que aseguraban tenía reporte de robo, situación que no fue cierta.
Desde entonces no se ha vuelto a saber de ella.
La entonces Procuraduría General de Justicia del Estado, a cargo de Marco Antonio Higuera Gómez, nunca dio muestra de verdaderos avances en la investigación.
Por tal motivo, Héctor Iván dejó de acudir a las reuniones con los funcionarios.
Asegura que si el caso no fue resuelto en el momento que ocurrió, menos lo van a resolver a casi tres años de que alguien se llevó por la fuerza a la madre de sus dos hijos.
Durante la entrevista el esposo de Rosita lamentó la violencia e inseguridad que se sigue viviendo en el estado y la poca capacidad de las autoridades para dar seguridad a la ciudadanía.
Manifestó que en especial se sentía dolido por el homicidio del comunicador Javier Valdez Cárdenas, quien en su momento mostró especial interés por el caso de su esposa.

Criticó el hecho de que las autoridades lo único que hacen con los familiares de las víctimas es cansarlos, les dan largas, la misma respuesta de que están trabajando en el caso, para que desistan de exigir lo que por derecho les corresponde: justicia.
Esta vez lo que Héctor Iván pide es que lo ayuden a solucionar los problemas que ha tenido que enfrentar desde que se desconoce el paradero de Rosita. Dado que “desaparecido” no es una figura legal, y algunos de los bienes de la familia están a nombre de su esposa, ha tenido que lidiar durante casi tres años con diversas situaciones a las que nadie le ha podido dar solución.
De manera constante es acosado por bancos, una agencia de autos y el Infonavit, instituciones que reclaman pagos a nombre de Rosa Esthela.
Lo más complicado es que a pesar de que cubra los adeudos que tiene con la agencia automotriz y el fondo de vivienda, no tendrá la certeza legal de que los bienes son de su propiedad, al no estar a su nombre.
El esposo de Rosita asegura que quienes sufren la desaparición de un ser querido quedan en el “limbo”, ya que no se puede declarar como muerta a la persona ausente de manera legal ante la falta de pruebas de su deceso, y tampoco se les puede nombrar sus representantes legales, ya que se tiene que contar con el consentimiento de la misma ante una autoridad, situación que les resulta imposible.
El mayor temor de Héctor Iván es perder la casa en la que vive con sus hijos Ian de nueve años e Iker de cuatro, motivo por el cual se decidió a levantar la voz de nueva cuenta.