1ra Cadena 88.7 FM

Militar relata en carta cómo fue torturado durante 4 días. Con Ciro Gómez Leyva

Autor: RF Nacional

|

Fecha: 14 Junio, 2017

Dos elementos del Ejército Mexicano, el teniente Sócrates López y el subteniente Francisco Soto, condenados a 26 años de prisión por supuestamente colaborar con Los Zetas, enviaron unas cartas al espacio de "Ciro Gómez Leyva por la mañana". En dichas cartas, enviadas desde el Cefereso Número 5 en Villa Aldama, Veracruz, relatan la forma en la cual fueron torturados por otros efectivos militares y las condiciones en las que han estado presos los últimos seis años. El teniente Sócrates Humberto López Escobar explica que estaba destacado en Torreón y un día lo detuvieron y lo llevaron a Saltillo donde estaban ya detenidos los otros 15 elementos. Fue torturado por cuatro días. "Todo esto fue una artimaña fabricada por las propias autoridades para poder incriminarnos de algo que no he hecho ni jamás haría, puesto que todas y cada una de las supuestas pruebas que obran en mi contra fueron desvirtuadas con pruebas fehacientes ante las autoridades militares. Ante este caso el Juzgado Primero Militar de la Subprocuraduría de Justicia Militar, mismos que no tomaron en consideración ni valoraron nuestras pruebas", destaca en la extensa carta de 11 páginas. Asimismo, hace un relato de cómo fue llevado a un cuarto, que contaba con tres divisiones, "se encontraba más personal vestido de civil portando armas cortas, los cuales eran de la Policía Judicial Federal Militar, asimismo había un modular o estéreo a muy alto volumen ya que dicho cuarto era ocupado para que todos los que ahí estábamos fuéramos interrogados y torturados. Y aunque el modular estaba prendido, se alcanzaban a escuchar los gritos de quienes estaban torturando". En donde explica cómo lo torturaron indica que, "después de eso llegó un momento que se hartaron de estarme golpeando y hacerme las mismas preguntas por lo que me regresaron al mismo lugar de las literas donde permanecí el resto de la noche con mis demás compañeros con la incertidumbre y el temor de que me volvieran a golpear y torturar ya que toda la noche estuve escuchando los gritos de mis compañeros cuando de uno por uno los iban llevando para interrogarlos y torturarlos". Agrega que, lo llevaron a un baño y ahí estando esposado y vendado de los ojos, con palabras altisonantes y de forma agresiva, procedieron a envolverlo en una manta y encima un colchón de hule espuma hasta quedar como forma de taco, sujetándolo con cintos desde los tobillos hasta el pecho, dejándole descubierta la cabeza. "Una vez atado me tiran en el piso y comienzan a golpearme al momento que me interrogaban, manifestando entre ellos que así como estaba envuelto no me iban a quedar marcas en el cuerpo por los golpes, a la vez que me colocaban una bolsa de plástico en la cabeza provocándome asfixia, tapándome la nariz con la otra mano y otro de ellos se me dejaba caer con todo su peso sobre mi tórax, haciendo esto en repetidas ocasiones, cambiando la bolsa por una toalla húmeda con la cual me cubrían el rostro vertiendo agua sobre ella. "Así continuaron haciéndolo, amenazándome y torturándome, haciéndome la indicación que debería incriminar a mis compañeros en actos delictivos y que yo debería de aceptar ser parte de ellos, de Los Zetas, ya que si no mi familia pagaría las consecuencias, diciendo que de la forma más fácil llegarían a mi casa con una supuesta orden de cateo y que sin que mi esposa se diera cuenta iban a colocar droga y armas dentro de ella para incriminarla también, pero que antes la iban a violar a mi hijo de cinco años en ese entonces lo iban a descuartizar y a mí me irían a tirar a la orilla de la carretera fuera de la ciudad colocándome un narcomensaje para culpar a la delincuencia y hacer parecer que andaba inmiscuido en actividades delictivas". Con información de Ricardo López lmm

Source: nacional